viernes, 18 de noviembre de 2016

¡Yo no me doy por vencido!

DIARIO DE UN CURA
¡Yo no me doy
por vencido!

El otro día estuve en un acto de política municipal. Había bastante gente. Jóvenes, casi ninguno. A actos religiosos voy  todos los días. Jóvenes, casi ninguno. A  actividades musicales voy de vez en cuando. Jóvenes, casi todos.

Estuve  ayer con un compañero y lo encontré más que vencido. Derrotado. Decía que está harto de convocar a los jóvenes para la confirmación o para hablar de algún tema que él considera de interés  y nadie acude.   Asegura  que no hay nada que hacer. Y que no va a seguir perdiendo el tiempo. Se conformará con lo que ya hay en su parroquia.

Yo tampoco  tengo soluciones. Pero sigo cantando con Luis Fonsi que no me doy por vencido. Ni muchísimo menos. No se puede trabajar para la juventud o con la juventud  si  no se tiene el mínimo de fuerza para resistir la tentación de abandonar.

Estoy  muy cercano a una asociación juvenil, Vida Solidaria, y compruebo  que también ellos  tienen dificultades para mantener la fidelidad a las reuniones o los compromisos que se van tomando. Lo que hace que la asociación de mantenga es porque  algunos “no se dan por vencidos” y siguen contra viento y marea, participando, animando y reuniéndose aunque sólo vengan cinco.

No entiendo que un concejal o un cura se rindan.  Un cristiano que  tire la toalla… dudo que sea cristiano. Un político  desanimado  porque la juventud no responde,  tendrá que plantearse su cargo.  Y mucho menos que se tranquilicen culpando a la juventud  de todos los males. Hay una actitud que se llama autocrítica que es lo que hay que hacer. Lo que pasa que eso cuesta mucho.  Todos recordamos multitudes de jóvenes en los templos. Si ahora no están, tal vez es que hay algo que no estamos haciendo bien. Quizás seguimos con los mismos esquemas de hace  sesenta años. Tal vez no sabemos animar a los adolescentes. A lo mejor hay que ser más humildes y olvidarnos de las masas.

Yo quiero una Iglesia joven. Y alegre, y entusiasta.  Y humilde.
Y quiero instituciones públicas que trabajen con la juventud sin buscar sólo la inmediatez . Hay que trabajar sin esperar el éxito inmediato que conduce a la decepción. Trabajar con los jóvenes exige paciencia, serenidad, y mucha, muchísima humildad.


Yo, yo no me doy por vencido
Juro que vale la pena esperar, y esperar y esperar un suspiro
Una señal del destino
No me canso, no me rindo, no me doy por vencido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.