lunes, 24 de abril de 2017

INMACULADA DÉNIZ SUÁREZ

INMACULADA DÉNIZ SUÁREZ  INICIA EL NOVICIADO EN EL MONASTERIO DEL CÍSTER DE TEROR.
FOTOS DE LA TOMA DE HÁBITOS Y HOMILÍA DESPUÉS DEL
EVANGELIO EN EL QUE TOMÁS SE MANIFIESTA INCRÉDULO DE QUE LOS DISCÍPULOS HAYAN VISTO AL SEÑOR

CARTA A OTRO TOMÁS
DESPUÉS DE LEER EL  EVANGELIO EN  EL QUE TOMÁS SE MUESTRA INCRÉDULO CON LA APARICIÓN DE JESÚS RESUCITADO

CARTA A OTRO TOMÁS

Querido amigo Tomás. Hace tiempo que tenía ganas de hablar contigo. Y hoy, aprovechando el evangelio de este domingo, me propongo  decirte algo de lo que pienso. Tomás, tú no eres el único. Hay mucha gente como tú que creemos, pero no lo suficiente.  Que somos desconfiados. Que dudamos. Que queremos creer pero a veces ni nosotros mismos nos entendemos. Ser Tomás no es ser malo. Tampoco son malos los ateos o los agnósticos. Ni ser ateo es ser malo. Ni ser  agnóstico es ser malo. Hay por ahí muy buenos ateos, muy buenos agnósticos. También los hay malos, claro. Como hay cristianos buenos, medio buenos y malos.  

Me gustan algunas cosas tuyas, Tomás. Porque eres una persona que piensa. No crees a ciegas, al tun tun todo lo que te diga. Hoy también circulan muchas mentiras con apariencia de verdades: (Brujos, apariciones inventadas, mensajes falsos, etc.) Te  gusta razonar las cosas. Es bueno razonar. Te gusta experimentar las cosas. No es malo comprobar, analizar, cerciorarse. Tú sabías muy bien que hay quien engaña… a veces incluso  entre la gente buena. Y tú querías comprobar directamente lo que ya creías…. pero con un poco de inseguridad.

¿Sabes lo que menos me gusta de ti? Que no estabas reunido cuando Jesús se manifestó  a los demás. ¿Dónde estabas?  ¿De verdad fue una ausencia justificada? Eso nos pasa a algunos también. No valoramos suficientemente a la comunidad. Partimos el pan  (la eucaristía) y por cualquier cosa la dejamos. Hay una reunión y pensamos que no pasa nada por no ir. Sabemos que hay gente que lo está pasando mal en el pueblo…y decimos: Que vayan a Cáritas, como si no fuera problema nuestro. Hay un curso o un encuentro formativo… y pensamos que es para otros… ¿Te pasaría a ti eso por desgana, por comodidad, por no querer comprometerte? Muchas veces nos perdemos la aparición de Jesús.

Lo que te voy a leer, Tomás, yo sé, que tú lo conoces mejor que yo. Pero te voy a recordar  lo que tu amigo Lucas escribió: “Los creyentes vivían todos unidos. Vendían sus bienes  y los repartían; celebraban la fracción del pan  y comían juntos alabando a Dios  con alegría”. No me digas que no era bonito este deseo de los primeros cristianos: Eucaristía, oración, compartir, estar unidos… ¡Lo que Jesús había dicho tantas veces! Y es que ese es el camino de la fe. La fe hay que cultivarla, Tomás. Es un regalo de Dios. Pero si no rezas, si no escuchas la Palabra, si no te reúnes, esa fe va languideciendo. ¿Cómo voy a saber yo qué quiere Dios  de mí si no me pongo ante él en oración, si no escucho su mensaje? Dios sigue llamando. Dios sigue invitando a seguirle. Como padres y madres de familia, como sacerdotes, como  monjas. Necesitamos escuchar.

Me gustó lo que te dijo Jesús: ¿Porque me has visto has creído, Tomás?. Tú te avergonzarías, claro. Yo también me avergüenzo cuando me dejo llevar sólo de mi pensamiento como si lo tuviera todo claro. O cuando reacciono mal con alguien pensando que tengo la verdad en exclusiva. O cuando me dejo llevar de dudas y falsos profetas. Y a veces, cuando meto la pata, es cuando oigo a Jesús que también me dice algo parecido: ¿Tienes que caer, tienes que equivocarte para creer en mí, para hacerme caso? 

Pero tu respuesta fue muy buena, Tomás. Dijiste: ¡Señor mío y Dios mío! En poquitas palabras hiciste un tremendo acto de fe. Eres mi Señor, eres mi Dios.  Hoy te voy a copiar. Se lo voy a decir así también a Él. Señor mío y Dios mío. (También se lo puedes decir tú ahora) Señor mío y Dios mío. A veces voy de listo por la vida, completamente seguro de lo que digo o lo que hago sin contar con Él. A veces me entran dudas porque me falta ese roce que hace el cariño. El roce de estar con el Señor. Ante el sagrario, ante los pobres, en la comunidad: ¡Señor mío y Dios mío!

P.D. PARA INMA
Para ti, Inma, van las palabras últimas del evangelio de hoy: Dichosos los que crean sin haber visto. Te imagino como el profeta Jeremías diciendo hoy al Señor: ¡En vaya lío me has metido! Yo no sé si esto es lo que Tú quieres, yo no sé si valgo para monja, yo en esto de la fe soy como una niña, yo no sé si debo estar aquí. A veces no veo nada. A veces por no ver, ni a Ti, Señor te veo.

Y el Señor te va decir: Tomás, o sea Jeremías, o sea Inma:
NO DIGAS QUE ERES UNA MUCHACHA. TÚ IRÁS A DONDE YO TE ENVÍE. LO QUE YO TE MANDE, LO DIRÁS. NO TENGAS MIEDO, QUE YO ESTOY CONTIGO.

Y tú dirás: SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO.
Y  CON EL NIÑO Samuel dirás: Habla, Señor, que tu sierva escucha.
Y con  la Virgen María, la joven de Nazaret dirás: Aquí está la esclava del Señor. Hágase en mí según tu Palabra.
Y con el pueblo cristiano de Ariñez o de Arinaga o del Cruce, y con tus hijos y  tu familia, y tus hermanas de comunidad tendrás que decir muchas veces: SEÑOR, YO CREO. PERO AUMENTA MI FE.  Que tu fe, Inma y la fe de cada uno de nosotros nos ayude a transmitir la alegría de creer y seguir a Jesús.

Suso Vega. 23 de abril 2017




Suso Vega. 23 de abril 2017









 







domingo, 23 de abril de 2017

AVISOS

PARROQUIA CRUCE DE ARINAGA
AVISOS PARA ESTA SEMANA

MARTES 25 DE abril :
A las 6: MISA y a continuación “Pasapalabras” con los niños de Catequesis  y sus padres.

MIÉRCOLES 26:
Programa “La Plaza de la Iglesia” de Radio Agüimes, delante de la iglesia a partir de las 12 del mediodía. Se puede asistir al programa.

Por la tarde, a las 6,30: “Pasapalabras” con los niños de la catequesis y sus padres.

JUEVES 27
A LAS 6: Misa.
A las 7: Hablamos del bautismo con padres y niños.

VIERNES 28: De 10 a 11, DESPACHO PARROQUIAL, atendido por el párroco.

SÁBADO 29: CONVIVENCIA  en La Pasadilla para quienes deseen participar.
-En la Plaza 1º de Mayo, MERCADILLO SOLIDARIO ORGANIZADO POR TALITHA durante toda la mañana.
A LAS 8: Misa con la participación del Coro de Tamaraceite.


LUNES 1 DE MAYO:   Fiesta de San José Obrero. Función solemne a las 11,30 con la participación de COROS Y DANZAS  de Ingenio. 

viernes, 21 de abril de 2017

¿CON CUÁNTOS TOMASES ME ENCUENTRO EN LA CALLE?

Escribe Paco Mira:

¿CON CUÁNTOS TOMASES ME ENCUENTRO EN LA CALLE?



        El evangelio de este fin de semana, son de esos evangelios que los podíamos aplicar a cualquier fin de semana. De esos hay unos cuantos a lo largo del Nuevo Testamento. Es también curioso, que probablemente muchos habrán dicho que "por fin se acabó todo": ya está bien de procesiones en la calle, de interrumpir el tráfico, de decirnos a los demás que no podemos comer carne, de celebraciones en la Iglesia que son interminables, etc.

         Sin embargo da la casualidad que ahora empieza todo. De nada sirve lo que hemos estado haciendo hasta ahora, si a partir de ya no lo ponemos en práctica. El evangelio nos presenta una situación que creo que hasta ahora nosotros, como cristianos la llevábamos a la práctica: estaban con las puertas cerradas por miedo. Probablemente hasta hace muy poco, los cristianos teníamos las puertas de nuestras iglesia cerradas con la intención de que no nos quitaran nada de lo que tenemos dentro y que el que quisiera estar con nosotros nos tenía que llamar.

         La situación ahora ha cambiado: hay que abrir puertas, no hay que tener miedo, hay que salir fuera a los marginados, a las orillas de los caminos, a los enfermos que la sociedad ha diagnosticado aunque muchos no lo estén... y ofrecer nuestra realidad. Una realidad, a veces, incomprensible; una realidad por momentos dura y muy dura, pero una realidad que probablemente tenga que ver con el servicio (jueves santo), por el sacrifico (viernes santo) y por el triunfo de la verdad y de la justicia.

         ¿De qué, a qué y a quién tenemos miedo hoy?. ¿A ser sinceros?, ¿a proclamar allí donde nos encontramos que Jesús es la defensa de mi vida y que nadie me hace temblar?, ¿a que nos señalen con el dedo y nos critiquen por ello?. Creo que hemos pasado de una situación de privilegio (y de ello no hace muchos años) a una situación de dependencia, de testimonio, de fiabilidad y de credibilidad. Mirémonos en el espejo y preguntémonos ¿qué vemos?

         El relato sigue con la historia de Tomás. Siempre me he preguntado si yo puedo ser un rebelde del cristianismo, que mientras los demás o muchos creen porque la tradición y la fe de sus padres se lo ha confirmado, yo no necesito gritar que mientras no toque con mis manos las llagas y meta los dedos en su costado...¡Ay, cuantas heridas habría que tapar con nuestras manos!

         Cuando uno mete la mano en la herida con la intención de curar y de sanar, es porque está convencido que lo va hacer: la herida del odio, la herida del rencor, la herida del no saludo, la herida de la soledad, la herida del abandono.... tantas y tantas heridas que mis manos pueden ayudar a curar, simplemente porque he metido mis manos en la propia esencia de Jesús de Nazaret.

         Les confieso que asistir a los oficios de semana santa, probablemente no nos cueste mucho, a lo sumo llegar un poco antes para que no nos quiten el sitio y que pueda ver mejor. Pero cumplir con la Pascua de Jesús de Nazaret no es tan fácil: ¡cuántas veces se me presenta en la calle el propio Jesús y probablemente diga, como Pedro, que no lo conozco ni de vista!

         Dichosos los que crean sin haber visto. Claro que sí, pero probablemente tengamos que hacer en más de una ocasión de Tomás. De meter los dedos en las heridas para intentar curar aquellas que tienen cura, o por lo menos de intentarlo. La Pascua no es una felicitación que le damos a los demás. La pascua es el paso de situaciones de olvido, de desesperanza, de ingratitud, .... de muerte.... a situaciones de vida. Y esa vida la tendré que poner yo en más de alguna ocasión.

         Invito a todos y me invito a mí mismo a ser Tomases, a ser personas que necesitan tocar al Jesús de la calle, del que se cruza conmigo, de abrazarle, de besarle, de ser partícipe de sus alegrías y sus penas, de sus saludes y enfermedades.

               Por cierto. Hemos llegado a las 200 aportaciones en el blog.
               Feliz Pascua.

               Hasta la próxima
               Paco Mira


P. D. Gracias, Paco, por estas 200 reflexiones compartidas en nuestro blog parroquial. Ahora, a por las 500. Suso Vega



jueves, 20 de abril de 2017

DIARIO DE UN CURA

DIARIO DE UN CURA
ME SIENTO BIEN 

La semana santa ofrece muchas oportunidades para escuchar a la gente. A la iglesia se acercan en estas fechas bastantes  personas a las que no ve uno  con frecuencia. Algunas personas mayores hacen un esfuerzo, no siempre fácil,   por acercarse al templo o acompañar una procesión.  Cuando pregunto a una señora mayor que cómo está, espero una respuesta como esta:
-Mal.  Me duelen los huesos,  me canso mucho,  apenas puedo caminar…
Pues no, en esta semana santa he ido de sorpresa en sorpresa.
Juanita, que ha estado más de un año con depresión, me responde  que está muchísimo mejor  y entusiasmada.
Dieguito, que camina muy despacio, pasito a pasito,  y que hace poco se accidentó, dice el hombre que Dios le está dando fuerzas y que está bien.
Layito camina con dos bastones  y nunca se queja. Al contrario, sólo sabe dar gracias a Dios y a quienes le ayudan. Dice que va tirando bien. 

Rosarito y Juanito, siempre juntos,  y que deben trasladarse en taxi para ir a misa,  no se pierden una procesión. Se  agarran del trono  para poder participar sin caerse. Y con voz tenue siempre dicen que están mejorcitos.
Antonio y Panchito

Rosarito, Juanito, Juan y Juana

La señora que padece un cáncer y ha estado más de un año en el hospital  me dice que está bienísimo, aunque la enfermedad no se haya  parado ni mucho menos.
Qué gente más positiva. Qué gente más  creyente.  Qué lección más hermosa de tantas personas mayores que, aunque tengan muchos sufrimientos por dentro y por fuera no quieren que otros también sufran. Y por eso dicen lo que a mí también me gustaría decir siempre. Me siento bien.



miércoles, 19 de abril de 2017

La Plaza de la Iglesia

DIÁLOGO SOBRE LA CLASE DE RELIGIÓN
 EN EL PROGRAMA “La Plaza de la Iglesia”
EL MIÉRCOLES PRÓXIMO, EL PROGRAMA SE HARÁ DELANTE DE LA IGLESIA DE CRUCE DE ARINAGA A LAS 12 DEL MEDIODÍA

Escuche aquí el programa:


De izquierda a derecha:Diego, Alexandra, Cristian, Paco y  Yurena 

sábado, 15 de abril de 2017

EL CRISTO DE LA PASCUA Y LA ZANGA

Escribe Paco Mira:

EL CRISTO DE LA PASCUA
Y LA ZANGA

        Si el fin de semana pasado les decía que España es un país de refranes, hoy quiero también decir que "un gesto vale más que mil palabras" y esa es la grandeza de la expresividad gesticular del ser humano: cuando no hay palabras, un gesto, un guiño, una mueca... es lo suficiente para que en la mayoría de los casos el que nos ve, se de cuenta de lo que pretendemos, de lo que queremos y a donde hay que ir.

        Y en eso la Iglesia, nuestra Iglesia es especialista. Especialista en simbología que es capaz de dar a entender realidades que si no fuera por los gestos probablemente nadie, a nivel racional, sería capaz de entenderlo. Y esto es tan antiguo como la propia Iglesia. Ya Jesús hablaba en parábolas, y ni más ni menos que para hacer entender que el Reino de Dios está entre nosotros.

        En esta semana santa asistí a un viacrucis arciprestal. Me gustó. Y me gustó porque aunque no lo parezca somos capaces de hacer cosas juntos. Y de hacerlas desde la fe y desde el compromiso que nos une. Y me gustó porque reunió, en algunos momentos, a unas trescientas personas, que por el motivo que fuera se unieron al evento. Y me gustó porque no hemos sentido vergüenza de caminar por las calles de nuestro pueblo, por la avenida principal, cantando, rezando y llevando en medio de la gente a la imagen del Cristo que era el que nos congregaba.

        En nuestra bendita tierra canaria las cartas son un motivo, también, de reunión, de encuentro, de compartir. También, a veces, son motivo de discusión, de enfados pasajeros... y todo por el furor del propio juego que hace que todos queramos tener la razón defendiendo la jugada o la estrategia que empleamos.

        En ese viacrucis, como digo por la avenida principal del pueblo, pasamos por delante de varios bares donde la actividad principal es la zanga o el dominó. Curioso: se practique o no a nivel religioso; se rece o no particular o colectivamente, se acuerde o no uno de los santos cuando las cosas nos salen mal.... pero todos, especialmente los mayores, al paso del Cristo, dejaban la baraja, dejaban el dominó y se ponían de pie y se descubrían, el que lo estaba. ¡Que bonito!

        Y es que el Dios de la vida allá por donde pasa, hace que las situaciones que nos rodean se conviertan de otra manera. El Dios de la vida, que aparece crucificado, hecho una piltrafa, muerto... nos invita a no quedarnos en la oscuridad de la noche, sino a contemplar y transmitir la luz de la vida. y es que cuando dejamos de hacer lo que estamos haciendo, cuando el abuelo deja de jugar a las cartas, cuando el padre se para por la calle y le explica al niño lo que está viendo, cuando la gente al salir del supermercado se para y le saca una foto al Cristo, es que.... no está muerto, ESTÁ VIVO.

        El evangelio de esta Pascua, la buena noticia es que la vida vence a la muerte. Y nos tenemos que echar a correr para anunciarlo, aunque las posibilidades que nos ofrece lo que nos rodea a veces no sean las mejores. María Magdalena, echó a correr. A María Magdalena se le cayó el alma a los pies cuando su "gozo en un pozo" porque lo que iba a buscar no estaba; porque con lo que había vivido y compartido resulta que ahora no tenía sentido.

        Pero no nos olvidemos que "mientras hay vida hay esperanza". Y los cristianos tenemos que ser testigos de la esperanza. No testigos de un Cristo desgarrado, humillado y azotado, sino testigos de la esperanza de un sepulcro vacío porque a la vida no se le puede encerrar. Hemos pasado del servicio del jueves, al sacrificio del viernes pero hemos desembocado en la gran fiesta que nos invita a recorrer las calles.


        Una fiesta que tenemos que vivir allí donde estemos: en la zanga, en el trabajo, con la familia, en los ratos de ocio.... Una fiesta llena de esperanza en la que tenemos que preguntarnos si somos portadores del contagio, si los que nos ven son capaces de decir que merece la pena salir de un sepulcro vacío, pero salir corriendo y anunciar que Cristo ha resucitado.

        ¡Que bonito!. Amigos, no nos olvidemos de que no hay que apagar la llama que nos mantiene con esperanza. Cristo ha resucitado y nosotros damos testimonio de ello.

        Feliz Pascua.
     Hasta la próxima

        Paco Mira

viernes, 14 de abril de 2017

LAVAR LOS PIÉS A LOS DEMÁS

JUEVES SANTO 2017
LAVAR LOS PIÉS A LOS DEMÁS

Hay cosas que no se entienden si no se han vivido, aunque sea un poquito. Por ejemplo el amor.  ¿QUÉ EXPERIENCIAS TENEMOS DE AMOR?  ¿A qué gente queremos? En la familia, entre compañeros, en el pueblo, en la parroquia….


Me he releído varias veces el evangelio de hoy. Fíjense cómo empieza. “Jesús, sabiendo que había llegado la hora de morir, HABIENDO AMADO A LOS SUYOS, LOS AMÓ HASTA EL EXTREMO”.  Lo máximo que se puede amar.  ¿Y quiénes eran “los suyos? Los apóstoles, María, Marta, Lázaro, la gente del pueblo, y también  los que después hemos llegado y somos también de los suyos: Carmelo, Fefa, Paco, María, Suso, Antonia….. Nos amó hasta el extremo.

            A los niños pequeños  les preguntamos cuánto quieren a su tío, a su padre, a su madre… y abren los brazos para decir todo lo que les quieren.

            ¿Cuánto quieren ustedes, cuánto quiero yo, a la gente de esta parroquia? ¿Y a los que vienen a Cáritas y muchos martes los vemos ahí en la puerta? ¿Y a los que vemos en la tele que huyen de la guerra o del hambre y se aventuran a venir a Europa, y a Canarias sin nada? ¿A quién queremos más al turista que nos deja dinero porque se hospeda en un cinco estrellas y gasta mucho, o a un africano que anda por ahí, de un lado para otro sin nada que gastar? ¿Colaboramos mandando mensajes en las redes sociales que expresan rechazo a los pobres que han venido en patera como si nos fueran a quitar lo que tenemos?
Jesús les ama hasta el extremo. Lo máximo que se puede amar.

Tendremos que aprender a quererlos. A comprenderlos. A escucharlos. A defenderlos.


El amor no es una cosa abstracta. Jesús hace un gesto de amor y de servicio: Lavar los pies (Lo que se hacía para acoger a quien venía de caminar por la tierra).

Lavar los pies es escuchar al otro que necesita que alguien le atienda.
Lavar los pies es acoger a todo el mundo, saludar por la calle, dar los buenos días, decir adiós sin negarlo nunca.

Lavar los pies es huir del rencor al que conmigo no se ha portado tan bien.
Lavar los pies es perdonar… ¡qué fuerte!
Lavar los pies es hacer las tareas más humildes que en mi casa o en mi trabajo intento no hacer.
Lavar los pies es no considerarte más importante, más listo, más bueno o más cristiano que los otros.
Lavar los pies es dar buena fama a los demás, no hacer críticas dañinas
Lavar los pies es hacerse uno servidor de los otros.
Lavar los pies es querer a la gente. Quererla, desearle lo mejor, ayudarle, sufrir si el otro sufre y alegrarse con sus alegrías.
Lavar los pies es rezar pos los demás, rezar por los problemas de los otros.
Lavar los pies es no usar la violencia para nada. Para nada. Ni siquiera con palabras, que también matan mucho. 

Eso fue lo que hizo Jesús. Y eso es lo que voy a hacer yo, como sacerdote, como párroco. 
Soy consciente de que tengo que esforzarme más y lavarles más los pies.
No es un teatrillo lo que hacemos hoy.
Pero también hay que dejarse lavar los pies. San Pedro, el espontáneo, dijo primero que no. Pero cuando Jesús se lo explicó, cambió de opinión. Si no te lavo los piés no tienes nada que ver conmigo.
No me dejo lavar los pies cuando
*A veces nos puede el orgullo.
*Quiero hacer las cosas por mi cuenta,
*no quiero que nadie me ayude.
*Ni que nadie me corrija,
*ni que nadie me haga una crítica  o una sugerencia. Esto lo digo por mí y por ustedes.
No somos perfectos. Ni el cura tiene la última palabra, ni el alcalde, ni el catequista, ni la responsable de Cáritas, ni el padre del niño que va a hacer la primera comunión. Unos y otros estamos para servirnos y para escucharnos y corregirnos y animarnos y hablarnos como hermanos.

Jueves Santo no es para cumplir viniendo a misa.
            Jueves santo es para revisar cómo nos queremos y qué podemos hacer para querer más a la gente. A los niños, aunque cuando hagan la primera comunión  dejen de venir. Que se lleven la experiencia de que en esta comunidad se le trató con cariño y se les corrigió con cariño.
A los jóvenes. Aunque les cueste venir a misa porque dicen que se aburren o les da vergüenza que otros amigos puedan burlarse. Sean valientes, muchachos. No te avergüences nunca de un amigo. Y de Jesús, menos todavía. Ha hecho más que nadie por ti. Pero, aunque falles, aqu´´i seguimos queriéndote.
A los mayores, a los enfermos.  A los que a veces repiten las cosas, hablan siempre de enfermedades, se quejan…
¿Qué compromiso vas a hacer?  Querer a la novia, esa chica siempre  amable y guapa es muy fácil. Querer al amigo que tan bien se porta contigo, que lo pasan estupendamente, es muy fácil. 

Vamos a hacer algo que es un poquito más difícil. ¿Tú qué vas a hacer? Tú a quién le vas a lavar los pies? Tú, ¿de quién te vas a dejar lavar los TAMBIÉN USTEDES DEBEN LAVARSE LOS PIES . LES HE DADO EJEMPLO PARA QUE TAMBIÉN USTEDES LO HAGAN.

sábado, 8 de abril de 2017

ENCUENTRO DIOCESANO DE JÓVENES

HOY ES EL ENCUENTRO DIOCESANO DE JÓVENES.
SE CELEBRA EN EL TABLERO DE MASPALOMAS Y PARTICIPAN QUINCE JÓVENES DE CRUCE DE ARINAGA.

Vean aquí, pinchando en el enlace,  algunas fotos


viernes, 7 de abril de 2017

NO SE HAGAN LOS SUECOS

Escribe Paco Mira

¡JÓVENES, NO SE HAGAN
LOS SUECOS
EN SEMANA SANTA!

      Que España es un país de refranes, eso no lo niega nadie. Que a veces los refranes nos ayudan a expresarnos, eso seguro y que a veces los refranes se utilizan cuando menos se tiene que hacer o incluso a destiempo también es verdad. No quiero, este fin de semana, hacer un refrán fácil con ánimo de molestar a nadie. Pero verán que creo que vienen a cuento.

         Dicen que tiempos pasados fueron mejores. En parte puedo estar de acuerdo: en algún tiempo la peseta tenía un valor que para algunos era ejemplar; en algún tiempo el sueldo daba para llenar algún carro de la compra y casi todo el mundo estaba contento; en algún tiempo las Iglesias estaban llenas, etc... y así podríamos seguir enumerando. En definitiva muchos o la gran mayoría estaban contentos.

         Incluso, cuando la Diócesis con su Obispo a la cabeza organizaba un encuentro de jóvenes, los lugares donde se celebraban se "atestaban" de gente joven que daba vitalidad a aquellos lugares por donde pasaban. Todavía recuerdo aquel 1991, en Vecindario, cuando a la sombra de Ramón Echarren cerca de 3.500 jóvenes invadieron la localidad del sureste. No era un día, eran dos: alegría, fiesta, implicación, cercanía, animación... viento, calor.

         Este fin de semana, también a la sombra de nuestro Obispo D. Francisco, y en el Tablero, habrá un encuentro de jóvenes. Lejos quedaron los 3.500 jóvenes; lejos, quizás, queda el entusiasmo de muchos del lugar que esperarían ansiosos a una multitud que diera un poco de savia joven al lugar. Probablemente sean muchísimos menos que los de hace 26 años se juntaron en Vecindario, aún así los seguiremos contando y diremos, "pues nada más que fueron...." Pero, ¿saben?, los jóvenes aquellos de Vecindario son los padres de los de ahora. Los que antes acudían a todos los encuentros que se convocaban son los padres de los que probablemente no vayan nunca. ¿Qué pasó?. Como cantaría Mecano, "¿dónde está nuestro error"?.

         Ahora que comenzamos la semana santa, inauguramos también la playa. Parece un protocolo casi establecido y obligatorio. Es casi como una liturgia con su ritmo y tiempo acompasado a los acordes de pasos de semana santa que nos suenan como lejanos y ajenos a nuestro propio ser de cristianos.

         Probablemente nos haremos los suecos y miraremos para otro lado. Hacerse el sueco es no entender lo que sucede, no querer involucrarse por no entender la lengua. Todos, en esta semana, deberíamos ser un poco o mucho suecos. El terror y la muerte siguen pululando indiscriminadamente, pero es un lenguaje que todos entendemos y que desgraciadamente algunos lo escriben con su propia sangre.

         Me gustaría que los jóvenes y los que no somos tan jóvenes, contempláramos esta semana con sentido actual lo que en ella va a suceder. Curioso que en un tiempo donde nos aferramos a lo más intimo de un móvil, la escena aparece con un Jesús que pide todo prestado: un burro prestado, un cenáculo prestado... no tiene nada propio y nosotros a lo nuestro que nadie me estorbe.

         Un momento de servicio, de echar una mano a los demás, de solidarizarse con los que nos piden: ¡cuántos pies cansados de kilómetros y kilómetros de fronteras, pasaportes, papeleo burocrático, campos de refugiados que no reúnen las más mínimas condiciones .... y "lo que yo hice con ustedes, háganlo ustedes con los demás!. ¡Que trabajito nos cuesta echar una mano al que lo necesita, sin saber su nombre, ni su apellido, simplemente por ser humano como yo.

         ¡Cuántos Cristos sigue habiendo en la vida!.¡Cuántos crucificados del paro, de la violencia de género, de los abusos escolares, de incomprensiones familiares, de desahucios inhumanos, de refugiados a los que les cerramos las puertas, de víctimas del odio y del terror en Suecia, en Siria y tantos y tantos que no salen en los medios de comunicación....!

         Dejaré para la próxima, el final de esta reflexión. Quizás la luz tengamos que aportarla nosotros en virtud de la que hemos cogido el jueves y el viernes.

         Feliz semana para todos.

      Hasta la próxima

         Paco Mira