sábado, 7 de mayo de 2016

Diario de un cura

Entierros,  bodas y  bautizos

Los días en la parroquia corren veloces y los acontecimientos se multiplican. Hay semanas, esta ha sido un de ellas, en las que abundan los entierros y funerales. Es un momento al que  acudo casi siempre acompañado por alguien para saludar a los familiares y rezar. Es el momento de acompañar y mostrar la condolencia y cercanía de la comunidad cristiana. Normalmente, todo fluye con normalidad. Y aunque el acontecimiento se repite, no es algo a lo que uno se acostumbre. A veces hay situaciones que se hacen difíciles. No tiene mucho sentido, por ejemplo,  que, como ocurrió hace unos días, una familia tenga que esperar casi tres días para enterrar a su madre que había fallecido en el Hospital. Recuerdo que en otros tiempos se hacían entierros de primera, de segunda y hasta de tercera clase. Gracias a Dios eso fue suprimido por la Iglesia hace ya más de cincuenta años. Pero,  por desgracia, en algunas instituciones se siguen manteniendo   diferencias hasta para enterrar a los muertos. Y, aunque  no está escrito en ningún sitio, sólo faltaría eso,  a veces, si la situación económica es débil,  hay que buscar influencias. No es justo.

Los entierros y funerales, donde lo religioso y lo meramente social se confunden, procuramos  llevarlos con la máxima atención y respeto hacia la persona fallecida y a sus familiares. Ojalá nunca lo convirtamos en un acto rutinario, como denunciaba León Felipe:

“No sabiendo los oficios los haremos con respeto.
Para enterrar a los muertos  como debemos,
cualquiera sirve, cualquiera… menos un sepulturero”

Lo que ha descendido notablemente en la Iglesia son las bodas. La gente se lo piensa no sé si mejor o peor. Al menos se dan más tiempo para decidirlo. Pero de vez en cuando hay quien viene a decirte:
-¿Qué tengo que hacer que quiero casarme otra vez?
Así me dijo la semana pasada  el argentino Jorge Salinas. De entrada, la pregunta desorienta un poco. Pero más tarde aclara:
-    Es que yo contraje matrimonio hace cincuenta años con Ana María Salas y quiero decirle que la sigo queriendo.

Alegra escuchar estas cosas.  Ellos habían olvidado el nombre de la parroquia y el cura que les casó. Pero mantenían vivo lo fundamental: El amor.  Estas bodas, las de oro y de plata, suelen ser más frecuentes ahora. Por eso intentamos celebrarlas  con igual entusiasmo que si fuera la primera vez que se prometieron amor y fidelidad.  

Precisamente esta próxima semana, serán varios curas de nuestra Diócesis los que celebrarán un destacado aniversario de su ordenación sacerdotal. El martes día 10, dos amigos sacerdotes, Antonio Viera, párroco de Escaleritas y Luis María Guerra, profesor de Teología,  celebrarán sus primeros 25 años de cura. Ellos, como la pareja argentina, renuevan ilusionados su compromiso ante Dios y ante los compañeros.

Y lo mismo hará el salesiano José Luis Cardenete que cumple cincuenta años en el sacerdocio. Mi felicitación sincera a los tres.

Los bautizos son otra historia. Otras historias. Más importantes que las bodas, que cualquier boda.  Lo comentaré otro día. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.