miércoles, 15 de marzo de 2017

LAS CAMPANAS

DIARIO DE UN CURA

LAS CAMPANAS
Al lado de donde vivo hay una torre con varias campanas. Suenan todo el día dando las horas del reloj. También por la noche.  A mí, pocas veces me despiertan.  Pero, cuando lo logran, me produce alegría. Sobre todo,  si anuncian,  por ejemplo, que son  las tres de la madrugada…  porque  en seguida calculo que, todavía,  me quedan varias horas de sueño. Pero no a toda la gente le gustan las campanas. En mi vida de cura lo he comprobado muchas veces. En una ocasión, a dos nuevas vecinas de un pueblo en el  que estuve hace años, les  enfadó mucho y me apuraron a que debía suprimir los toques a partir de las 8 de la tarde. Comprendí su razonamiento y eliminé el sonido nocturno. A los pocos días, otros vecinos, de “los de siempre” vinieron a reclamar: ¡Cómo es posible que usted quite el reloj por la noche si siempre ha estado ahí y nos alegra escuchar  las campanadas!  

No es fácil contentar a todo el mundo. Y al fin y al cabo, lo de las campanadas es una anécdota. Pero no acabó la cosa con las dos protestas. Los partidarios y los contrarios de las campanas se pusieron a recoger firmas, por separado, por supuesto,  para reclamar  que se hiciera lo que cada cual quería. Mayoritariamente y con mucha diferencia, ganó la propuesta de que las campanas siguieran sonando las veinticuatro horas del día con sus correspondientes veinticuatro medias horas. Con frecuencia recuerdo la anécdota porque muchas veces hacemos un problema de algo que tal vez se pueda arreglar fácilmente, cediendo un poco e intentando ponerse en la piel del otro. El caso que les cuento tuvo un final feliz. Después de varios meses intensos de discusiones, una tarde me llaman las dos señoras a las que las campanas no dejaban dormir y me  hacen un regalo: Un libro titulado “Las campanas de las catedrales”. Pensé que era otra forma de protestar, pero no. Me dijo una de ellas:

-En estos meses hemos cambiado nuestra forma de pensar. Ya que habíamos perdido el pleito con los vecinos empezamos a asumir la realidad. Y resulta que ahora…nos encantan las campanas. Por favor, no las quiten nunca.


Ayer,  una chica se acercó a mi casa por la mañana para decirme que, por favor tocara las campanas de la iglesia porque había muerto su padre y era la mejor forma de darlo a conocer a los vecinos. A mí me gustó la petición. Pero por la tarde, otro vecino me dijo que cuándo iba a  suprimir el molesto toque.  Le conté lo que me había pasado en otra parroquia, se sonrió y  concluyó: Pues déjelas siempre, que  yo también puedo adaptarme a ellas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.