viernes, 16 de diciembre de 2016

"CAMINITO DE BELÉN"

Escribe Paco Mira:

"CAMINITO DE BELÉN"

            Déjenme, amigos, que les cuente algo de mi vida de antaño. Cuando apenas siendo un adolescente cogí mi maleta y entre otras cosas con un montón de ilusión, me fui a estudiar a Madrid, por primera vez, una de las cosas que más me extrañaba, porque no estaba acostumbrado, era que todo el mundo leía el periódico. Es verdad que no había ordenadores, tantos como ahora, no había móviles (creo que ni había ni se les esperaba), no había tablets... y lógicamente lo único que había era periódicos en papel y algunos que casi al abrir las hojas no te llegaban las manos, como el diario pueblo, por ejemplo. Le digo una cosa: devorábamos los periódicos, estábamos ávidos de ellos y era bueno y bonito.

        Yo que me dedico a enseñar a otros, que no se si lo consigo o no,  soy de los que pienso que faltan muchas asignaturas para nuestros infantes en nuestro sistema educativo y una de ellas debería ser el aprender a tener conciencia crítica de lo que nos sucede a nuestro alrededor y eso sólo se consigue leyendo y leyendo más de un periódico.

        Pues fíjense que después de mucho tiempo sigo comprando mi periódico, lo sigo leyendo y... casualidades de la vida, esta semana había una noticia en una esquina, no muy grande, pero que me llamó la atención: "caminito de Belén sin salir de Gran Canaria". Rápidamente me voy a la página indicada y me encuentro con todas las rutas de belenes que se pueden visitar en la isla. Le puedo asegurar que eran un montón.
        Y les puedo asegurar que me ha encantado. Me encanta que haya tradiciones que no se pierdan. Que haya tradiciones que invitan a contemplar lo que otros con paciencia, con tesón, con una manos artesanas son capaces de hacer y por ello me acuerdo de tantos que hacen sus belenes, como Dámaso, Ceni etc. . Es curioso que el periódico se haga eco de una costumbre religiosa arraigada en una sociedad cada vez más secularizada. Pero me encanta más que se nos invite, desde el mismo medio, a que no perdamos de vista lo que podemos ver en este mes.

        Que bueno que en medio del adviento se vaya vislumbrando, a una distancia no ya muy lejana las primeras casas de Belén. Que bueno que en medio del adviento se nos invite a seguir una ruta que no tiene nada que ver con las firmas comerciales de los grandes establecimientos que casi nos empujan a entrar aunque no queramos. Que bueno que todavía tengamos el tiempo y las ganas, la inmensa fortuna de aparecer en los medios de comunicación aunque sea en una esquina del mismo.

        Esta semana, en una de las plazas de mi pueblo, contemplaba a unos niños y no tan niños, disfrutando al lanzar las bombas típicas de estas fechas. Algunas eran de un ruido ensordecedor y lo más probable es que ellos no se plantearan el por qué en esta fecha tiran las bombas y no lo hacen en febrero. ¡Fíjense cuantas cosas hacemos en el mes de Diciembre! y todo para resaltar aquello que es una evidencia y que algunos lo tenemos como norma de vida.

        ¿Saben?. No tengo claro si los villancicos tienen que ser la música de esta época del año, No sé si Bob Dylan se tiene que llevar el Nobel de literatura, pero sí sé que la Navidad nos suele cambiar el paso en el ritmo de todo el año. Si sé que la Navidad marca diferencias y que estas aparecen en los medios de comunicación social y eso no podemos ni debemos callarlo.

        No dejemos de visitar los belenes. No dejemos de animar a la gente a que en Vecindario, Cruce de Arinaga,  o donde sea, la Navidad siempre es una tiempo nuevo y diferente.

     Hasta la próxima.

        Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.