lunes, 5 de septiembre de 2016

VARÁ 2016

Escribe Juan Santana, desde Arinaga:

VARÁ 2016

Aunque fiel a la cita con la crítica a “la vará del pescao”, no puedo negar que en esta ocasión la vivo de una manera diferente, pues el pasado 20 de Julio falleció mi padre, que era un marinero de toda la vida, cosa que me da fuerza para seguir en mi empeño de que no involucren a los marineros en este invento, aunque más bien es una copia reformada al gusto.


 He dicho y repito todas las veces que haga falta, “QUE NO ES MI INTENCIÓN EL QUE SUPRIMAN LA FIESTA”, pero sí que dejen de mezclar a los marineros en este “desaguisado”, pues los tildan de borrachos.    
 
Y es que aquí no honran la memoria de los que un día fundaron la playa, sino más bien todo lo contrario, aunque de todas formas, el 95% de los que acuden no conocieron a ningún marinero de la playa, pero es que el 5% que resta prefiere ignorarlos; ¡Y que siga la diversión!   

Muchos pensarán para sí: “Es que al ser ciego no comprende el sentido de la fiesta”.  

Pues a esos les digo que sí, en verdad soy invidente, pero no “totorota”, pues me doy cuenta del cariz que ha tomado ”aquel pequeño asadero” que se hacía en la playa como  si de un brindis popular se tratara.  

Es lógico que sean horas bajas para mí, pero no voy a cesar en el empeño, porque quizá esto me dé más fuerza para reafirmarme en lo que cada año escribo sobre “la Vará”. 

Lo de que escojan a otro colectivo para “endosarles” la fiesta, la verdad, creo que no se iban a disputar tan “honroso merecimiento y galardón”.   

Si es que al llegar estas fechas, siempre decíamos que las fiestas en honor a la Virgen del Pino estaban cerca, pero ahora solo escucho decir que ya queda menos para la Vará, por lo que hay que comprar la camiseta para la ocasión, aunque no porque hayan subido de peso y no les sirva la que tienen en casa, sino que es feo ponerse dicha prenda con el título del pasado año, que tan solo tendrán problemas monetarios, ya que no podrán disculparse con eso de que no sabían donde se vendía, porque no hay comercio que se precie que no las tenga en sus estanterías, siendo un absoluto despliegue por todo el pueblo de Arinaga, a pesar de que ignoro si estarán también en el resto del municipio.     

Todos los que hayan leído mis críticas a “la Vará”, que por cierto lo hago desde el año 2008, me odiarán, pero es que yo escuché en una ocasión, alguien cercano al Ayuntamiento de Agüimes, o por lo menos que comparte las ideas políticas del consistorio agüimense, decir que no estaba para nada de acuerdo con el rumbo que había tomado dicha celebración, pues dejaban el pueblo hecho una miseria.  

Disculpen que no revele su identidad, pero al ser una conversación entre esa persona, mi difunto padre y yo, no creo que sea de recibo el que yo lo vaya pregonando a los cuatro vientos, porque sé guardar un secreto, pero es que además pienso que si él hubiese querido hacerlo público, la verdad es que disponía de medios para ello.

Eso me gratifica, pues es síntoma de que no estoy solo en la lucha, a pesar de que yo voy más allá al sugerir que no quiten la fiesta, pero sí que no metan a los marineros en ese “fregado”.
Por eso me gustaría despedir estas líneas, como siempre, pidiendo disculpas si con ellas ofendo a alguien, pero además nombrando a la Madre de Dios, que es ella el verdadero motivo de estas fiestas.      
¡Viva la Virgen del Pino!


Juan Santana Méndez 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.