viernes, 15 de abril de 2016

El resucitado



Escribe Paco Mira:

" THE RESURRECTED"
(El resucitado) 
Y NUESTRO COMPROMISO

      Que somos vagos, yo diría que por naturaleza. Si nos pueden hacer las cosas pues no nos movemos. Es algo que nuestras madres, desde pequeños, siempre nos han demandado que les echemos una mano en casa a infinidad de cosas. Pero resulta que hemos crecido y lo más probable es que sigamos con la misma dinámica: si nos hacen las cosas, nosotros no nos movemos.

         Digo esto porque esta semana he ido al cine. Y fui al cine porque en mi centro educativo, los profesores de sociales querían comentar con sus alumnos una serie de lagunas que ellos creen que existen en el sistema de programación del área y el cine podría ayudar a suplir dicha deficiencia. "Paco, ¿quieres venir con nosotros?". Dije que sí, ¿película?: The resurrected. En un principio pensé que seria una película más sobre el tema, pero que incluso pensé que por el título no se puede entrar en la historicidad comprobable del argumento. Así que con escepticismo y cierta duda, entré a verla. No iba solo: ciento cincuenta chiquillos, nos acompañaban.


         He de confesar que me encantó. Y no tanto por una temática que más o menos se sabe, sino por la forma en la que los guionistas han llevado a la práctica: como alguien pasa de negar la evidencia no comprobable hasta afirmarla sin tener claro que lo que está afirmando es cierto. Parece un juego de palabras pero no lo es. No quiero desvelar la película, ni su trama, pero si confesaré que me gustaría ser como el protagonista. Me gustaría tener un proceso lento de conversión; me gustaría dudar para arrancar con fuerza y decir que creo.

         Muchos se preguntarán que qué tiene que ver esto con el evangelio de este fin de semana, de la buena noticia de Juan 10. Pues que en el fondo es una invitación a pastorear como el propio Jesús lo hizo. Nos recuerda que pastorear no es tan difícil. Pastorear es saber descubrir cuál es nuestro sitio dentro de la comunidad parroquial. Pastorear es, como en la película, no tener claro de cómo, cuando y donde tengo y como tengo que hacerlo.

         Pastorear significa dudar un montón de veces y cuestionarnos un montón de cosas que no tenemos claro o sencillamente no sabemos. Que pastorear es poner en tela de juicio aquellas instituciones que no tienen en cuenta al ser humano y a los que apoyan leyes injustas. Pastorear es estar convencidos de que un mensaje, una buena noticia tiene valor y vigencia en el mundo de hoy.

         Muchas son las formas de pastorear. Se puede pastorear desde cáritas, desde el acompañamiento a los más desfavorecidos; se puede pastorear desde la pastoral a los privados de libertad; se puede pastorear desde la visita a los enfermos y a los que no tienen ningún tipo de compañía. Se puede pastorear desde una opción personal y radical de vida. Eso es lo que hizo el protagonista de la película, obligado por un guión, pero es lo que el guión de nuestra vida nos obliga desde la creencia en Jesús de Nazaret.

         Tenemos claro que la misión no es fácil. Pablo y Bernabé tampoco lo tuvieron fácil: insultos, vejaciones, salivazos.... ovejas que no eran dignas del mensaje. No cambiaron el mensaje, pero sí de ovejas, a los gentiles. Nosotros, a veces, cuando nos vemos apurados  cambiamos de mensaje y negamos la evidencia, cuando lo que tendríamos que hacer sería cambiar el destinatario y mantener el mensaje, porque merece la pena.

         Amigos, les recomiendo la película. Es una oportunidad que no debemos desaprovechar. Obliguémonos a ir al cine.
        
      Hasta la próxima.
          Paco Mira



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.