sábado, 9 de abril de 2016

PACO, PINO, SUSITA,... ¿ME AMAN?

Escribe Paco Mira:


PACO, PINO, SUSITA,...
¿ME AMAN?

Perdonen por la nostalgia, pero ¿se acuerdan de Mari Trini?. Muchos de ustedes se preguntarán que quién era esa mujer a la que hago mención. Claro si les hablo de Rihanna, lo más probable es que no hubiera duda. Déjenme que me vaya a los años setenta y allí me encuentro a alguien a la que la carrera musical se le truncó quizás demasiado joven. Pero una de sus canciones decía, "amor con amor se paga". ¿Saben?, hoy en día seguimos, muchos, pensando lo mismo, aunque otros lo más probable es que digan que te perdono pero no te olvido.

Hoy, en la figura de Pedro, estamos representados no muchos, sino todos. Pero todos los que el jueves santo, viernes santo y vigilia, hemos disfrutado de un modelo nada fácil, pero hermoso en su cumplimiento. Pedro, ¿me amas?, pero ¿me amas más que a éstos?... es curiosa la insistencia del Padre por medio de Jesús. Parece como si dudara de la reciprocidad del amor que él derramó en el lavatorio de los pies.

Déjenme que les diga, que viendo la situación actual y como nos comportamos en las situaciones de cada día; viendo como nos comportamos en nuestras relaciones humanas y especialmente con los más desfavorecidos, quizás Dios tiene que seguir preguntándome, Paco, ¿me amas?. Quizás de boca para fuera la respuesta es muy clara: Señor, tú sabes que te amo, pero.... no te lo demuestro.


Claro dicho así, la respuesta sería, ¡apacienta mis ovejas!. Lo más probable es que saldría corriendo, porque no estaría cumpliendo con el objetivo. Dios, a través de Jesús, hace real aquella canción de Mari Trini, que amor con amor se paga. Lo que realmente se quiere no se olvida, y lo que no se olvida es porque deja un poso tan profundo que nos impulsa a la acción, a apacentar las ovejas.

Cuando el amor es tan grande, nadie lo puede ocultar: lo hace un padre con un hijo, lo hace un novio con su novia, lo hace el abuelo con su nieto o con su esposa; lo hace el voluntario que cuida de un ancianito en un centro de acogida de personas mayores, lo hace el voluntario de caritas.... por eso a los Apóstoles les dicen que les habían prohibido enseñar, sin embargo ellos no pueden quedar callados, el amor les impulsa a la actuación.

Pero no olvidemos que es un amor hacia una persona. Cuando Jesús se les acerca les pregunta si tienen algo para comer, la negativa les lleva a volver a intentarlo y recogen lo que no estaba escrito. Es que ¡ sin Jesús, la vida no tiene sentido!. ¡Que bonitas lecturas las de este fin de semana!

¡Qué interesante tiene que ser el poner el oído atento para averiguar si escuchamos algo!. ¡Cuantas veces nos preguntamos como puedo escuchar la voz de Dios, donde me habla Dios, donde me susurra a ese oído que dice que habla y que sin embargo yo digo que no lo escucho!

Dios habla desde la jofaina y la toalla del jueves santo. Dios habla desde lo que Mari Trini cantaba hace muchos años; Dios habla desde la entrega desinteresada de un viernes santo; Dios habla en el día a día de muchas situaciones que incluso pueden ser ajenas a nuestra voluntad, pero que la ponen a prueba todos los días. Dios habla desde el Amor. Dios nos dice todos los días, ¿tienen algo de comer?, pues echa las redes. Todos los días hay algo que podamos compartir, todos los días hay a alguien a quien podemos sentar a nuestra mesa, siempre hay un ratito y un momento para reconocer al Amor, en el propio amor.

Por eso, cuando te llamen por tu nombre y te pregunten ¿me amas?, pero ¿me amas más que a estos?, ¿cuál va a ser nuestra respuesta?

Hasta la próxima.

Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.