jueves, 7 de abril de 2016

”A BUENAS HORAS”

 Escribe Juan Santana (Arinaga)

”A BUENAS HORAS”  

Hoy me vino a la memoria lo que en una época no quisimos escuchar y pienso que estábamos equivocados, aunque solo hable en mi nombre, ya que los demás no sé lo que pensarán.    

Resulta que en los años 70, cuando aún teníamos solo un canal de televisión, que era la que veíamos todos los canarios a través del canal situado en la isla de Tenerife, concretamente en Izaña, aunque tenía un repetidor que estaba en las cumbres de Gran Canaria,  nos gustaba ver la película que proyectaban en el programa llamado “primera sesión”, que venía a ser, más o menos como el actual “Cine de barrio”, los Sábados por la tarde, aunque con la diferencia de que no eran solo películas españolas, pudiendo tocar por ejemplo una de “Tarzán”, que al ser de más duración que el resto, se le empezó a llamar “Largometrajes”.  

Lo que iba antes de la película era algo sobre refranes populares, presentado por un señor al que le teníamos manía, pues con los deseos de ver la película, sus refranes nos resultaban pesados.
Creo que sus apellidos eran “Calvo Sotelo”, pero de eso no estoy seguro.

          Lo que él hacía era decir los refranes por temas, como por ejemplo el tema de la espera, donde decía “El que espera, desespera” y otros relacionados.

Hoy, en la distancia, valoro aquello que me perdí, pudiendo reflejar yo mismo otro refrán que dice: “Los árboles no me dejaron ver el bosque”.
Pero es que sirven para salirte por la tangente, cuando no sabes que decir, ya que le sueltas cualquier refrán popular y dejas a tu interlocutor fuera de juego y sin saber que responder, dándote un momento de reflexión para saber como continuar.  

  No es nada nuevo el que los refranes vienen del pueblo, siendo todos aplicables a la vida cotidiana, porque todos hemos mencionado alguna vez eso de: “Al que madruga, Dios le ayuda”, si te encuentras una cartera, pero siempre está el pesimista que te dice: “Pues más madrugó el que la perdió”. 

En realidad los dos llevan razón, aunque uno lo dice de alegría y el otro de “aguafiestas”.

Espero no cansarles con estas cosas, pero me doy por satisfecho si a los cinco minutos de leer esto ya se han olvidado de él, pero despertando en sus memorias los refranes que siempre hayan escuchado. 


Juan Santana Méndez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.