viernes, 21 de agosto de 2015

EL FÚTBOL: ¿DIOS NACIONAL O EXTRANJERO?

Escribe Paco Mira:

EL FÚTBOL: ¿DIOS NACIONAL O

 EXTRANJERO?

         Pues la verdad es que no lo sé, y eso que este fin de semana empieza la vorágine más escandalosa de la vida del ser humano. No hace mucho alguien me comentaba que las grandes colas que había hoy en día en la vida eran contradictorias: el paro y las taquillas de los estadios. Es verdad. En un país como el nuestro, con cerca del 20% de paro en la población, ¿cómo es posible que la cola de las taquillas de un estadio sean de las más grandes?, ¿hay dinero o no lo hay?. Pues ahí el gran dilema.
         Hace unos diez días, la noticia nacional, deportivamente hablando, era si un jugador del Real Madrid, renovaba o no su contrato. La diferencia, al parecer, era de dos millones de euros y eso quedó solucionado. Me parece increíble, siento vergüenza ajena, no soy capaz de asimilar lo que leo... que un país como el nuestro, con las carencias que tenemos, con las debilidades que demostramos en muchas cosas, con lo que podríamos disfrutar en calidad de vida y no hacemos.... que discutamos si un jugador se queda o no en un equipo por la diferencia de dos millones de euros, la verdad es que me borro de la cola.
         Y me borro de la cola, porque siendo verdad que cada empresa puede hacer con su dinero lo que le de la gana, no deja de ser inmoral que mientras los comedores sociales se llenan de gente que a gritos piden para ellos y para sus hijos; que mientras hay gente que todavía duerme en la calle porque no tiene un lugar donde refugiarse... nosotros seguimos haciendo cola para retirar un abono para un club, o abonándonos a canales que nos atiborren al dios que ya no sé si es nacional o extranjero.
         Me resulta curioso que hace un montón de años, Josué (Josué 24,1)  reúne a las tribus y les pregunta si ante las dificultades prefieren adorar a algún dios extranjero. Ellos responden que por el momento no hay otro dios que el Dios de sus padres, que el Dios de Israel. Hoy la oferta que la sociedad nos hace, incluyendo rebaja de precios, ofertas de no se cuantos megas, bajada de los abonos si llevas a un amigo.... es casi como la pregunta que hace Josué, ¿a qué Dios quieren adorar?. Para algunos la respuesta puede ser un poco o bastante complicada.
         Sin embargo Pedro (Jn 6, 60) lo tuvo muy claro, "¡Señor, ¿a quién vamos a acudir si tú tienes palabras de vida eterna?. Si hoy nos preguntan a nosotros a quien acudimos y si tenemos las ideas claras, me da la impresión que no es muy de fiar la respuesta que podríamos dar. Lo más probable es que los fines de semana volveremos con la vorágine con la que acabamos la temporada pasada: gritos de ilusión y de enfado, rabietas por la pérdida de algún punto, cabreos porque el árbitro de turno dejó de pitar un penalti que a todas luces era muy claro.... Señor, ¿a quién acudiremos?.
         Amigos, creo que tendremos que volver a plantearnos donde tenemos que tener lo más importante de la vida. El fútbol no deja de ser un deporte de negocios o negocio deportivo. El fútbol, por desgracia, se ha convertido en una compra-venta de personas por el interés de la mayoría. Quizás no quejemos de lo que hacen otros en otros países. Quizás por tener un nivel cultural bajo o por ser de otro color, o raza criticamos sus "políticas poco democráticas", pero nosotros compramos personas para el disfrute y deleite durante los fines de semana. Es más: incluso hasta nos acordamos de la familia de los interesados, porque.... para eso pagamos.
         Señor, ¿a quién vamos a acudir, si tú tienes palabras de vida eterna?. Gusten y vean que bueno es el Señor.

      Hasta la próxima
         Paco Mira


1 comentario:

  1. PORQUE TRATAN DE MEZCLAR LA GIMNASIA CON LA MAGNESIA

    ResponderEliminar

Gracias por participar.