domingo, 25 de diciembre de 2016

EN INVIERNO TAMBIÉN PUEDE HACER CALOR

Escribe Paco Mira 


EN INVIERNO TAMBIÉN
PUEDE HACER CALOR

            Las estaciones del año la van marcando ciertas fechas que son como muy claras y que en el colegio nos las aprendíamos de memoria. Ha entrado el invierno. Una fecha que se marca en los calendarios, pero que a veces la meteorología se encarga de recordárnosla con antelación o a veces más tarde. Una de las características del invierno es precisamente el frío, la nieve, el fuego, los muñecos en la nieve,  el calor del hogar, los encuentros esperados, la lotería,  el mes de Diciembre.... ¡cuantas cosas marcan al invierno!

        Muchos, por los acontecimientos antes mencionados, están deseando que llegue el invierno. Están deseando que llegue el mes de Diciembre. Fíjense que a mí me gusta también que venga el invierno, porque de todo lo mencionado, podemos hacer un mes acogedor, un mes donde el frío puede dejar o dar paso a algo más calentito, un mes donde los encuentros y las situaciones pueden verse y sobre todo, vivirse de otra manera.

        Es el mes de los villancicos. Es el mes de la alegría en las calles, en las iglesias, en las mesas de los hogares... pero... ¿también en Belén?. Yo diría que lo que allí sucede, lo que de allí recordamos... de nosotros depende que el mullido de las pajas de un pesebre sea lo más confortable posible para tantas y tantas situaciones que se dan en la vida.

        Creo que mientras existan familias que buscan en los contenedores de basura para llevarse a la boca en unas fiestas como estas, el pesebre no es lo más cómodo que nos podemos encontrar. Mientras en las fronteras de muchos países existan hombres y mujeres esperando a saltar una valla, o a esperar que los gobernantes de turno den la autorización para poder pasar, el pesebre no es lo más adecuado. Mientras siga habiendo violencia de género, mientras siga habiendo unos pocos que se enriquecen a costa de la mayoría sin importarles nada de nada, mientras siga habiendo familias que son desahuciadas por impago al estar en paro, mientras siga habiendo situaciones como la de París, las de Siria... el pesebre no es lo mejor.
        Sigo pensando en que si, como dice el villancico, nos asomamos a la ventana cuando suena la campana, vemos un montón de edificios que llamamos penales o cárceles y entendemos que los que están allí no tienen los mismos derechos que nosotros; que si nos asomamos a la ventana vemos a muchos ancianos solos en los asilos o incluso en sus casas sin que nadie les acompañe en esta noche tan especial; que si nos asomamos a la ventana y vemos a tantos enfermitos en hospitales con la única compañía de un montón de enfermeros pero la familia cantando en casa... creo que algo estamos haciendo mal.

        Creo que en el invierno puede también hacer calor. El pesebre lo podemos acomodar nosotros. Jesús, el de Nazaret no nace para quedar bien en un belén que nosotros hacemos en casa o vamos a visitarlo. Celebramos el cumpleaños de Jesús para darnos cuenta que el pesebre en el que María lo coloca es el espejo en el que nosotros tenemos que mirarnos.

        Cuando nosotros nos miramos en el espejo nos vemos a nosotros mismos y nos tiramos piropos. Quizás nadie le echa un piropo a un pesebre, a un montón de paja. Encima de esa paja se coloca un niño que en la medida que va creciendo nos va marcando un camino que va a ser duro y que nos invita a no mirar atrás, sino a seguirle hasta el final. Muchos le van a decir que en otro momento se unen al carro, pero su mensaje va a ser radical.

        El pesebre será más calentito en la medida en que nosotros asumamos el mensaje de quien se pone encima de él. Fácil es felicitar la navidad, pero difícil es hacer la Navidad. Fácil es enviar una tarjeta con deseos, pero difícil es que los deseos los hagamos realidad.

        Ojalá que en nuestras felicitaciones no digamos feliz navidad, sino hagamos navidad.

        Mi deseo para todos, de una Navidad en condiciones.

     Hasta la próxima.

        Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.