sábado, 17 de diciembre de 2016

“DESPUÉS DE CONEJO IDO…”

Escribe Juan Santana desde Arinaga
“DESPUÉS DE CONEJO IDO…”  

Con el fallecimiento, el pasado día 15 de Diciembre de 2016, del marinero Juan Santana Trujillo, a los 92 años de edad, que era el hermano de otro marinero, de nombre José Santana Trujillo, se termina con la historia viva de los antiguos marineros de la Playa de Arinaga, en este caso a los que llamaban “Los Parientes”.   

Por si piensan en “Los Artiles” o “Los hermanos Herrera”, ya pueden ver que no los he olvidado, pero es que en este caso los primeros siempre han puesto su barco en varios sitios, pero no en la misma playa.

En cuanto a los segundos, los que se llevan el protagonismo son los fallecidos, Fernando y Agustín.

Todos los que vivían en las cuevas se alegraban cuando alguien fijaba su residencia o casa de veraneo en Arinaga, pero al final los que sobraban eran esos que toda la vida habían estado en la playa.   

Por eso le doy la razón al que afirmaba que “de fuera vendrán y de tu casa te echarán”. 

En el pueblo han puesto calles como:”Anzuelo”, “Fula”, “Palangre” etc. También marinos ilustres que nadie conoce en la actualidad, pero que quizás en su época los conocían tan solo en su casa a la hora de comer.

Comenzaron a quitarle sus llamados “güinches”, que era lo que utilizaban para varar el barco, luego intentaron que se fueran al muelle, que está junto al restaurante “La Farola”, pero al no poder conseguir su propósito, decidieron sentarse a esperar hasta que se jubilaran.

Para quedar a bien, colocaron en la Avenida un cartel que ponía:”Avenida de los marineros”, metiéndoles así en el mismo saco. 

Esa idea tendrían que pensarla antes, cuando pusieron las calles del pueblo, por ejemplo: “Avenida de los Almirantes de España”, “Avenida de los Marineros de España”, “Avenida de los descubridores” etc.

Así podían aglutinarles y sobrarían calles para que las llevaran sus primeros pobladores, o sea los marineros.

En mis críticas a “La Vará del pescao”, concretamente la de este año 2016, digo que una persona afín al partido “Roque Aguairo”, comentó a mi padre que él le había sugerido a D. Antonio Morales que les hiciera un homenaje a mi padre y a mi tío, por ser los dos únicos marineros que estaban vivos, pero creo que no le quiso escuchar.

Aquí somos muy dados a hacer “homenajes póstumos”, pues por eso les digo que ni siquiera se les ocurra hacerles ahora un homenaje, ni siquiera nombrarles en sus panfletos electorales, porque bien claro lo expreso: “Del buen nombre de Los Parientes nadie se vale”.   

Y es que los hay que tratan a patadas a sus padres, pero si fallecen gastan todos los ahorros propios en grandes coronas y ramos de flores. Vergüenza debían de darles, pues todos saben como les maltrataron en vida.   


Juan Santana Méndez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.