viernes, 22 de julio de 2016


EN LA MUERTE DE
PEPE “EL PARIENTE”
Escribe Juan Santana:
LO QUE ME DICTA EL CORAZÓN

Hoy, con el corazón roto por el fallecimiento de mi padre, me gustaría hablar sobre él.

Como hace 16 años que mi madre tampoco está, diré que siempre la echó de menos, diciendo siempre mi padre eso que habrán escuchado muchas veces: ¡Como mi compaña no hay nada! 
Fue un osado marinero, que nunca tuvo horarios para el trabajo, pues lo mismo se levantaba a las dos de la madrugada que se pegaba el día entero en la pesca de la merluza, aparte de trabajar en los hornos y muchas cosas más, siempre con el afán de llevar un dinero a su casa, aunque eso le costara la salud.  

Sufrió mucho con su enfermedad, pero llegó un momento en el que no quiso seguir, dejándonos la tristeza como bandera, pero a la vez y al ser creyente, pienso que ahora estará con los que le precedieron en su partida. 

Yo digo que son días de tristeza en la Tierra, pero de júbilo en el cielo, pues está de nuevo con la que tanto añoró.

Uno de sus grandes sufrimientos fue el tener que verme sin la vista, aunque nunca dí signos de sufrimiento ante él.

Recuerdo que el primer libro de la edición “Memorias de Arinaga” se lo dediqué a él, firmando y entregándoselo en mano.

De todas maneras, digo mi primer libro porque tengo otro para editar, aunque por mucho que busqué, no encontré ninguna empresa privada ni pública que lo financiara, a pesar de mi lucha titánica por dejar un ejemplar en manos de mi padre, como si supiera que no tardaría mucho en suceder lo inevitable, por lo que doy las gracias a los que intentaron ayudarme, pero ya no podré hacer realidad mi sueño.

Por todo ello: ¡descansa en paz, y que sepas “papaíto”, que siempre y mientras Dios me de vida te llevaré en mi corazón!  

¡HASTA SIEMPRE, MARINERO!

De Juan Santana Méndez a su padre: José Santana Trujillo


Pepe el Pariente 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.