martes, 16 de agosto de 2016

DIARIO DE UN CURA

DIARIO DE UN CURA
FALLECIÓ MARILUZ MARTÍN, VOLUNTARIA DE CÁRITAS
A las dos y media de esta tarde, una llamada hizo dar un giro diferente a todo mi día. Era Pepe, el marido de Mariluz:  
-Suso, Mariluz está ya descansando. Y rápidamente, en pocos minutos, me puse en su casa. Allí había estado varias veces estos días. Habíamos hablado tranquilamente, habíamos rezado, le había dado la unción y ella era consciente que su final aquí abajo era cercano. 
Los voluntarios de Cáritas están acostumbrados a enfrentarse a las más difíciles y duras  situaciones. Eso lo conocía muy bien Mariluz Martín Suárez  que durante varios años trabajó como voluntaria en Cáritas de la Parroquia de Cruce de Arinaga. Le tocó muchas veces buscar salida  a lo que parecía imposible de solucionar. No se dejaba llevar de sentimentalismos aunque los sentimientos los tenía a flor de piel. Estaba curtida en la lucha a pesar de su juventud y sabía afrontar cada problema con delicadeza y al mismo tiempo con valentía. Fue una mujer luchadora.  En Caritas parroquial tuvo la virtud de trabajar en equipo y  saber escuchar y no rendirse ante nada.  Y sonreír. Su última tarea estuvo centrada en el apoyo escolar a niños de familias con pocos recursos económicos.  Su trabajo ha sido fecundo.
Y hace dos años aproximadamente, la vida le puso un reto más difícil aún: luchar contra su propia  enfermedad. Y una vez más, Mariluz dio la talla. Desde la cama o la silla de ruedas seguía pensando en los demás. Le preocupaba que su familia no se derrumbara. Y cuando veía  a alguno de los voluntarios de Cáritas, seguía preguntando interesada por el Proyecto de Familia, por la tienda Talitha de Comercio Justo, o por algunos de los chicos de Apoyo escolar.
Mariluz Martín Suárez, con 43 años,  era una chica muy creyente, con un especial cariño y devoción a la Virgen María.  Hoy nos ha dicho adiós. Ha dejado un tremendo vacío. Pero su buen ejemplo, su ternura hacia los más necesitados y su fe nos anima a seguir sintiéndola presente entre nosotros.
Esta noche, en el velatorio, nos hemos encontrado todos los voluntarios de Cáritas. Y todos hemos recordado con cariño los muchos momentos vividos con ella.
Desde Cáritas Parroquial de Cruce de Arinaga manifestamos nuestra admiración por Mariluz. Nos unimos en el dolor y la oración con su esposo José Bordón Bordón, sus padres, hermanos y toda la familia.
El viernes 19 a las 6 de la tarde será la misa funeral por Mariluz en la iglesia parroquial de San José Obrero de Cruce de Arinaga. Que descanse en paz una voluntaria de Cáritas. Una buena mujer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar.